LA TRIBU DE LA ARENA

Las mujeres somos criaturas del desierto. Las criaturas del desierto han tenido que adaptarse al calor sofocante de los días, a la sequía infinita de la tierra, al frío que cala los huesos, y a la oscuridad de las noches sin luna, sin ruido, sin nadie. Por eso, los cactus, los árboles del Baobab, las palmeras y las mujeres se han visto obligados a desarrollar complejos mundos internos, sistemas de supervivencia mucho más sofisticados que la más nueva de las tecnologías. Las criaturas del desierto guardan el río de la vida en sus entrañas, lo dosifican con cuidado para que no se agote, lo apuran hasta el último nutriente y continúan dignos, en pie. También son expertas en el arte de encender fueguitos, darse calor, mantener templada la temperatura del alma y aceptar los gélidos amaneceres, cuando las cosas se ponen difíciles. Hay quien dice que los cactus, los árboles del Baobab, las palmeras y las mujeres tienen las raíces tan profundas que viven más para dentro que para fuera. A veces cuando florecen, nadie lo nota. Si hay alegría, nadie lo nota. Si sueñan, desean, visualizan o quieren, nadie lo nota. Y así se pueden pasar la vida, en sus paisajes interiores, mientras todos a su alrededor creen conocerlas.

Todavía no he tenido la suerte de ver un árbol del Baobab, en cambio he visto cactus y palmeras y he conocido a muchas mujeres-desierto. Yo misma pertenezco a la Tribu de la Arena. Hace poco, un hombre me contaba desolado cómo había trascurrido su divorcio. Decía que su esposa había manifestado alguna vez que no estaba contenta con algunos aspectos de la relación, pero que nunca se hubiera imaginado que, de un día para otro, fuera a pedirle el divorcio. Lo mismo ocurrió hace poco con una pareja de vecinos de la familia, llevaban cincuenta y pico años de matrimonio, todo parecía marchar bien y, de repente, ella quiso separarse, y perderse de vista. He escuchado muchísimos casos de mujeres que toman decisiones inesperadas (se separan, tienen una hija, se van de viaje, cambian de domicilio, de trabajo, de amistades…) , todos a su alrededor se quedan boquiabiertos y se preguntan qué se les habrá pasado por la mente para hacer tal cosa. Luego las tachan de locas, insensatas, inmaduras, y se quedan tan a gusto. Apuesto a que nadie intentó conocer de verdad lo que movía a esas mujeres, lo que les quitaba el sueño, lo que les apasionaba con mayúsculas.

Las mujeres- desierto son supervivientes natas, son fuertes como el acero y duras como el diamante. Sólo ellas conocen sus raíces, sus flores, sus flujos. Y hay momentos en que es mejor así, y toca vivir pa´dentro. Está claro. Pero también hay veces en las que una tiene que coger empuje, expresar lo que siente y dejarse florecer el cuerpo también por fuera. Para que así los demás sepan lo que hay y puedan deleitarse con lo bello y lo no tan bello. Yo tengo una maestra que me lo recuerda constantemente: la garganta, mi gran talón de Aquiles. Cuando duele no es sólo porque haya cogido frío, o porque haya un virus incipiente, sino sobretodo porque hay algo que no he comunicado y debería. Así que, si un día me noto los ganglios inflamados, sé que tengo que escaparme de la Tribu de la Arena, aunque sea sólo por unas horas. Y este blog me ayuda. Tú, amiga, me ayudas.

Gracias por tu presencia!

Nuria.

almendras

Anuncios

12 comentarios en “LA TRIBU DE LA ARENA

  1. Maite dijo:

    Gracias por compartir tu poesía Nuria. Me ha gustado lo de la gargante como “tendón de Aquiles”. Creo que a mí me pasa lo mismo.. Llevaba tiempo sintiendo que esos dolores de garganta que nos pillan van más allá de lo físico… Un abrazo luminoso!

    • mujertaruk dijo:

      Maiteeee!!! qué bien verte por aquí!!!:) Así que tú también eres una mujer-desierto, eh? Pues ya sabes, podemos perdernos en los paisajes interiores siempre y cuando nuestra garganta esté bien. En cuantito empiece a fallar, es hora de salir afuera y contarle al mundo lo que queremos. Un abrazo muy muy fuerte, bonita!!!:)

      • Maite dijo:

        Nuriaaaa! Pues la verdad que el leerte me ha abierto a la pregunta ¿Qué tipo de mujer soy? Creo que soy Mujer del Cantábrico 😉 y, como te dije, estoy muy, muy contenta de que haya aparecido una mujer Taruk por estas tierras. Y sí, lo de la garganta así lo siento, aunque me parece que a veces, para las mujeres de fuego, también puede ser por cosas que han salido demasiado de golpe. Un abrazo de sol!!!

  2. Viki dijo:

    Hola Nuria!! Un bello post, en el que me he sentido identificada.
    Va a hacer dos años que cambié de dentro a afuera…dos años q cambié de compañero,trabajo,ciudad…todo en ese orden.
    Después de una vida dedicada a los demás…a atenderles,a ayudarles,a consolarles,a agradarles…y después de unos años de trabajo personal a través de la danza y las terapias holísticas,me rebelé contra todo y todos…escuché lo que mi corazón gritaba sin descanso…SE FELIZ MUJER VALIENTE,muestrale al mundo quien eres!!!
    Desde ese día,me prometí que ayudaría a las mujeres que quisieran a ser valientes,a redescubrirse,a vivir sin antiguos patrones impuestos,a ser ellas mismas.
    Creo q tu resuenas en la misma dirección…y me encanta que haya compañeras de camino tan lindas.
    No dejaré de leerte,te animo a publicar en Shamballa Ibiza,mi pag más personal.
    Un abrazo lleno de amor.

    • mujertaruk dijo:

      Vikiiiii!!!! Me honra muchísimo que me invites a participar en tu página, será un verdadero honor:) Qué alegría saber que, entre todas, vamos tejiendo y ayudándonos. A ver si recuperamos esos espacios de sabiduría ancestral que en su día perdimos. Te seguiré de cerca:) Te mando muchísima energíaaaaa!!!!

  3. Nahia dijo:

    Querida, eres enorme! Cada vez que te leo me hincho a llorar! Tus palabras son los pequeños empujoncitos que necesito para echar a volar! GRACIAS! Un abrazo de los de verdad! ♡

  4. Maria Angela dijo:

    Nuria, me siento identificada con la mujer arena, desierto…
    me siento bien para adentro, observo, miro, creo…y me duele la garganta…
    a veces deseo ir para afuera abrir mi garganta y que fluya el verbo, no es fácil, me reconozco en muchos silencios pasados…acepto mi ser tal como se expresa ahora.
    gracias querida por tu delicadeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s