ALQUIMIA

Mi sangre huele a hierro, a roca caliente, a pan recién hecho en el útero. Es la amiga que tira de mi pelo suavemente para que vayamos hacia dentro, a hacer alquimia las dos juntas. Así decido lo que sirve y lo que no, así consigo separar el oro de los metales pesados. Mi sangre llega cuando la luna se hace pequeñita y desaparece. Y la noche es tan oscura que una debe andar atenta si no quiere perderse por el bosque. Es sabia y cíclica, como las ballenas, las estaciones y algunos árboles hermosos. A veces duele debajo de mi vientre, porque en el fondo es buena y quiere que bajemos el ritmo, que adoptemos el tempo de las tortugas y nos demos largos masajes con aceite de ricino. Mi sangre es, además, medicina, se lleva lo viejo y me obliga a cuidarme, a tomar más nueces y más pescado, más infusiones de lavanda. Cuando brota en la entrepierna, sé que mi cuerpo es sabio y que mi mente está preparada para meditar. Entonces me gusta sentarme en un lugar tranquilo y mirar fijamente al sol. Y no me ciego, amiga, aunque esté una hora, es sorprendente. También a veces canto profundo, porque me nace, y así mi sangre es como un río, con su melodía y todo. O bailo haciendo círculos con las caderas, muy suave, porque así el dolor se calma por momentos. Mi sangre me conecta con las mamíferas de la tierra: lobas, felinas varias, chimpancés, humanas, hienas… Quizás por eso siento el impulso de salir a la playa, a los acantilados, a las riberas de los ríos… para juntar mi voz con su voz y mis pies con sus pezuñas. Mi sangre es mi maestra, me dice qué trabajos debo dejar, qué oficios no respetan mis flujos, mis primaveras y mis inviernos. Qué ropa no me conviene, porque me aprieta la sabiduría de debajo del ombligo. Qué lugares no debo frecuentar porque me enclaustran y me tensan lo importante. Cuando sangro me convierto en chamana, bruja, abuela, anciana de los tiempos. Puedo mirarte fijamente a los ojos y dejar que entres en mí, que me penetres. Puedo hacer alquimia con la vida, extraer gotas de luz de las tinieblas y enseñanza de las tempestades. Puedo cogerte de la mano sin temblar y llevarte a mi refugio, junto al gran lago, a mi cueva de tierra bajo tierra.
Mujer que busca, hermana linda, celebremos juntas que es oscuro, que el sexo es rojo, que huele a jazmín por las esquinas. Aullemos, preciosa, hasta que la luna vuelva a nacer y volvamos a ser vírgenes de nuevo. Como la nieve.

**Por cierto, recordar el Tallercito precioso que tenemos montado en Artxanda el 14 y 15 de Junio. Será un verdadero Círculo de sabias, con la luna llena en el cielo. Organizaremos una gran fiesta, para despojarnos un poquito de tanta cicatriz y preocupación, celebraremos que estamos juntas: mujeres de todos los colores, edades y experiencias. Bailaremos hasta el infinito, hablaremos sobre el ciclo menstrual y la menopausia, compartiremos emociones y masajes, aprenderemos todo sobre las hierbas medicinales que nos convienen, y haremos nuestro propio aceite de masaje. Todas las que queráis recordar vuestra sabiduría como mujeres y sentiros parte de una tribu, seréis más que bienvenidas**

Os abrazo fuerteeeee!!!!

Nuria ❤

siempreviva

Anuncios

16 comentarios en “ALQUIMIA

  1. Yorguima dijo:

    Gracias, hermana hembra. Me alivian tus palabras y sosiegan hasta la calma. Cuán perdida me he sentido estos últimos días y añoranza siento ante tanta sabiduría. Te extraño a ti y a la belleza hermosa que representas. Te envío la ínfima luz que consigo, en este preciso instante, que emane de mis entrañas.

    • mujertaruk dijo:

      Querida Yorguima:
      Sale mucha luz de tus palabras, aunque te sientas cansada hasta el agotamiento y sin fuerzas suficientes. Recuerda que, aunque pensemos que hemos llegado al límite de nuestra capacidad, y que ya no podemos más, siempre hay más energía, siempre hay más luz escondida en las rendijas del espíritu. Prueba a buscarla, ya verás, hermosa mía:)

    • mujertaruk dijo:

      Querida Yorguima:

      Salen mucha luz de tus palabras, a pesar de que te encuentras cansada y perdida. Piensa que, es cierto, a veces creemos que hemos llegado al límite de nuestras capacidades y que ya no podemos continuar así, pero siempre hay más energía, más lucidez escondida por entre los resquicios del alma. Busca, amiga, porque yo ya la veo desde aquí. Te mando un abrazo muy especial:)

  2. eva dijo:

    También mi sangre trae toda esta sabiduría, por eso eres mi hermana. Además rezuma el dolor de las mujeres, y las oigo aullar en mi cuando mi ovario me duele. Gracias hermana chamana por compartir, te siento cerca.

    • mujertaruk dijo:

      Qué bien me hace leerte, Eva, precisamente hoy estaba con dolores y tus palabras me dieron cobijo. Es precioso sentir que, cuando duele debajo del ombligo, estamos más conectadas si cabe a las demás mujeres, a todas las hembras de la Tierra hermosa. Un abrazo muy muy fuerte, Eva querida ❤

  3. Bárbara dijo:

    Me encantan lo que escribes y el cariño con el que lo haces, de verdad que llega. Me encanta que se creen redes que unan a las mujeres, que nos hagan aliadas, porque esta sociedad superficial nos ha enseñado a ser rivales y con ello nos hemos distanciado y nos estamos perdiendo el compartir todas nuestras cualidades poderosas. Envidio ese sentir de la menstruación, el ciclo que nos permite regenerarnos. Hace unos meses me detectaron un quiste de sangre en el ovario izquierdo. Desde entonces tomo un anticonceptivo que se llama Azalia. No tengo descanso, por lo que no tengo regla mientras la tomo. La intención es dejar los ovarios en reposo, porque con el ciclo menstrual el quiste crece, como lo hace endometrio cada mes. Supuestamente la regla subió al ovario y allí se quedó. Según la ginecóloga esto nos pasa a todas, la sangre no sólo baja sino que también puede subir y luego volver a bajar, pero en mi caso la sangre se quedó ahí “estancada”. Estoy esperando la próxima revisión para ver qué tal va. Ciertamente ya no tengo algunas molestias que tenía, pero no me gustaría tomarla por mucho tiempo. Busco alternativas naturales, porque esto me parece anti-natura la verdad… Es muy rara la sensación que tengo a veces, es como si el cuerpo me hablara y me dijera …Oye qué pasa??? necesito el ciclo…
    Años anteriores tenía reglas irregulares, tomé anticonceptivos “para regular” hasta que decidí hacer un cambio de hábitos (mejor alimentación y deporte) y conseguí durante casi tres años que la regla me viniera todos los meses y puntual, me sentí súper contenta y todos los meses daba las gracias cada vez que me bajaba. Por un lado fue un logro, y por otro se empezó a desarrollar el quiste silenciosamente. No me gusta sentirme atada a píldoras ni que mi cuerpo esté siendo alterado, es por ello que me encuentro como en una encrucijada… Por lo pronto he decidido esperar a la próxima revisión y tener paciencia mientras tanto.
    Veo que por tus comentarios sabes algo del tema, si tuvieras alguna sugerencia me gustaría saberlo. Comparto abiertamente por si hay otra mujer que esté pasando por lo mismo.
    Muchas gracias y enhorabuena por tu trabajo.

    • mujertaruk dijo:

      Querida Bárbara:

      Te agradezco mil la confianza que depositas en mí y en este espacio. Obviamente, yo no soy médica, soy educadora social, y sólo te puedo dar algunas referencias. He consultado tu caso en el libro “Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer”, de la Dra. Northrup (muy recomendado, por cierto). Ella es ginecóloga y escribe sobre la salud femenina desde un punto de vista holístico. Para la Doctora, los quistes en el ovario izquierdo nos están tratando de decir varias cosas:

      1º Nuestra creatividad está estancada y no la dejamos salir.
      2º Nuestra parte femenina está dolida. El lado izquierdo se corresponde con el Ying, con las emociones, la suavidad, la creación, las relaciones interpersonales, el acogimiento… Estas cualidades seguramente se hayan visto relegadas a un segundo plano, y es probable que hayamos entrenado más características de tipo masculino como el control, la competitividad, la eficacia…

      ¿Cómo autosanarnos? Piensa en aquellas actividades creativas que siempre te han apasionado, aquellas que te han hecho olvidarte del tiempo y de que era la hora de comer. Da prioridad a estas actividades. Disminuye el ritmo, vive más para ti, dedícate a cultivar más el área de las emociones, el bienestar personal, la calma, etc. Si decides tomar anticonceptivos, NO TE CULPES. Lo estás haciendo lo mejor que puedes y es perfecto así. Tómalos sin miedo, sin sentirte mal, al cuerpo le sienta peor la culpa que los medicamentos. Vete trabajando las otras áreas. Y, si quieres, toma un hepatoprotector para que el hígado no se sobrecargue demasiado con los fármacos. A mí uno que me ha ido de lujo es la Bardana, de venta en herbolarios.

      Esto es lo que te puedo decir por el momento. Ya me dirás cómo te funciona 🙂 Te deseo lo mejor en tu camino de autodescubrimiento, Bárbara. Un abrazo muuuuyyy especial ❤

      • Bárbara dijo:

        Muchísimas gracias! echaré un vistazo a el libro que me comentas. Desde hace dos meses he empezado a bailar la danza del vientre en un grupito muy lindo y la verdad que me está sentando genial y estoy intentando esto que tu dices, dedicarme tiempo a mí y a estar en calma. De algún modo estoy haciendo caso a las señales que me está dando el cuerpo.

        Ya les iré contando 😉 por cierto yo también soy Educadora Social 😀 qué bueno!

        Buen día para ti y para todas las que estamos por aquí.

        Otro abrazo !! besitoos

      • mujertaruk dijo:

        Jeje, qué bien lo de la danza del vientre, Bárbara, eso es que ya eres sabia por naturaleza!!! 🙂 Y qué gracia que las dos seamos Educadoras!!! Un abrazo GRANDE GRANDE!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s