AMANECER

Sólo se escuchan las palomas. Me gusta empezar este nuevo ciclo así, con el batir de alas de fondo, la piedra vieja y el sol, siempre el sol en el cielo. Camino por el Callejón de los Muertos, esquina con Vida Pobre, he venido aquí después de este largo viaje, exhausta, extrañada, llena de canas en el pelo. Necesito hacerme cargo de mi muerte, mirar toda la oscuridad de pronto, todo el vacío que ha quedado. Me siento como los campos yermos de Castilla, sola con mis huesos y mi sangre, desnuda de árboles,silenciosa de espigas, simple, cada vez más simple. Esta Madrecita nuestra es incansable, nos pare y nos pone muertes en el camino sólo para ver cómo renacemos, cómo volvemos a sostenernos sobre los pies. Nos quiere cada vez más vivas, ¿te das cuenta?, no se conforma con ver a sus hijas famélicas, hastiadas por el aburrimiento y carcomidas por la duda. No. Nacimos para ser felices, luces gigantes, estrellas doradas y lo sabe.
Por eso nos empuja, querida, nos guía hasta los precipicios y, como una vieja bruja que todo lo ve, nos sonríe tiernamente y nos tira. Vacío abajo. Porque toca cambiar de capítulo, pasar a la siguiente fase y amanecer.

Este verano ha estado lleno de otoño. Al menos para mí. No he visto hojas secas en el bosque, es cierto, aún no han vuelto los petirrojos ni han abierto los colegios, pero ha habido muchos sueños que se han hecho naranjas y amarillos y se han caído. A decir verdad, tampoco me he despedido todavía de las flores, hay prímulas silvestres por doquier en los campos, no es eso… Pero he tenido que decir adiós a proyectos, caminos y gentes. Gentes muy amadas. He pasado casi tres meses replegada hacia dentro, intentando separar la paja de los diamantes, distinguiendo lo esencial de lo superfluo y quedándome con lo mínimo. He hecho listas mentales de los pros y los contras, listas de prioridades, listas de valores, listas de penas y alegrías, en fin… Ya pasó. Ahora hay que apretar bien las garras contra la tierra, extender la vista hacia nuevos horizontes y orar. Orar mucho.

Cualquier mujer que haya atravesado un proceso de duelo sabe que es necesario pasar por distintas fases. En primer lugar hay que llorar, llorar como los niños, echar afuera toda la tristeza que se nos ha pegado al cuerpo, cagarnos en Dios, salir a la naturaleza y gritar nuestra rabia, dejar que el viento se lleve la raíz profunda del dolor, preguntarnos una y mil veces que por qué, y seguir, seguir, seguir hasta que la última lágrima se haya secado y ya no nos queden ganas de lamentos. Después viene una etapa de silencio, por fuera parece que no pasa nada, pero por dentro estamos cuestionándonos lo fundamental, midiendo cada una de las posibilidades al milímetro, corriendo a veces, precipitándonos quizás, perdidas todavía y recuperando fuerzas. Esta fase intermedia es, si cabe, la más difícil, porque si una no sabe esperar ni respetarse, puede querer tapar rápidamente la soledad y llenarla de otra cosa. Es muy común comenzar una nueva relación demasiado pronto, aceptar un trabajo que no nos gusta, o rodearnos de ruido y actividades cuando ni siquiera nos apetece. En cambio, si logramos descansar en el silencio y rendirnos al vacío, en seguida llegará la última etapa. Y entonces conseguiremos aceptar que hemos muerto, que seguimos vivas y que toca coger el timón y darle a ésto un nuevo rumbo.

Ahora que ha pasado la tormenta, y vuelve a mí la lucidez, me doy cuenta de la Gran Perfección que nos rodea a diario. Todo está hilado en esta bella tierra, donde cada ser tiene su sitio y su función, desde la abeja que liba en la hierba hasta la estrella que muere en el cielo. Si no hubiese precipicios por los que caer, amiga, tampoco seríamos más sabias, no podríamos emocionarnos con las alegrías del compañero ni sentir la más leve punzada con el dolor de los demás. Nunca nos saldrían canas entre los cabellos, ni sangre entre las piernas, ni arrugas en la cara. No formaríamos parte de este mundo maravilloso, que cambia y se mueve y a veces nos mata y nos revive. No comprenderíamos que el lenguaje que hablan las águilas y los buitres, las lobas y los ríos, es el lenguaje de lo pequeño y de lo importante. Y todo lo demás, querida, es accesorio. Hazme caso, no vale nada.

Feliz de estar de vuelta con vosotras,

os abrazo de corazón,

Nuria.

 

P.d: Desde aquí, quiero darte las gracias, Carmen, por tu amistad. Me espabilaste cuando tenías que hacerlo, y me diste nuevo oxígeno para continuar. A todas aquellas que queráis adentraros en el trabajo de esta bella bailarina y persona, os dejo el link de su página: http://carmenesplaespejo.blogspot.com.es/

amanecer

Anuncios

20 comentarios en “AMANECER

  1. NuriLove dijo:

    Qué bonitas palabras aunque cuánta pena veo en ellas, me han entristecido un poquito. Aunque ya se que es un cambio para bien, pero me he puesto un poco triste.
    La foto me encanta, es preciosa. Me ha gustado muchísimo.
    Un beso Nuria y ánimo en tu nuevo proyecto.

    • mujertaruk dijo:

      GRACIAS, Nuria, bonitaaaa!!! Siento muchísimo que te hayan entristecido mis palabras, éste es un espacio- medicina y lo que he pretendido siempre es ayudar a otras mujeres, y ayudarme a mí misma, dotando de un poquito de sentido a estas cosas que a veces nos suceden y no acabamos de comprender. Deseo de verdad que los próximos escritos te llenen de alegría y de esperanza, lo intentaré, te lo prometo ❤

  2. mjmochon dijo:

    Hay belleza en lo que escribes, lucidez y crecimiento.
    Genial si los abismos al vacío están ahí para que sigamos celebrando nuestra sangre y aparezcan nuestras canas… pronto volaremos en escoba…¡¡Feliz ciclo y lúcido duelo, hermana!!

  3. mundoairun dijo:

    Enorme y valiente.
    Consigues hacerme carne en cada palabra. Vivir lo que tu vives, no por lo narrado, sino por lo en mi experimentado que a través de tus palabras de nuevo se me cuenta.
    Ese tu-yo que tb es mio 🙂
    Gracias por compartir.
    Superabrazzzoooo!!

    • mujertaruk dijo:

      Gracias, Nuria, cómo se nota que tú también eres poeta!! 🙂 Me alegra infinito escribir-te y encarnarte en las palabras, todo se ve más claro cuando una se lee y se repasa sobre el papel, verdad? Superabrazo también para ti, cielo 🙂

  4. Noelia dijo:

    Leerte y respirar profundo, sentir la tierra bajo mis pies y el mar tan cerca, es un placer tan tan grande para mi encontrarme y encontrarte entre tus palabras, gracias gracias, por el calor en el pecho y por los recuerdos de lo que olvido, cuanta belleza me traes y que alegría cuando aparece una de tus entradas en mi correo. Disfruta de este precioso otoño que nos viene y que a mí también me huele un poquito a primavera. Un agrazo gigante mujer savia-sabia.

    • mujertaruk dijo:

      Madre mía!! esto es maravillosooo!!! Me estoy dando cuenta de que hay grandes poetisas entre las lectoras de este espacio, Noelia, y tú eres una de ellas, qué belleza hay en tus palabras y cuánto te agradezco tus comentarios otra vez 🙂 No sabría explicarte por qué, pero a mí este otoño también me huele a primavera, y me entusiasma que hoy sea uno y que empiece Septiembre. Me siento muy afortunada de sentiros tan cerquita a todas y de que vayamos juntas, de nuevo, en este barco. A por un nuevo ciclo, mujeres!!! Abrazo inmenso, Noe!!! ❤

  5. maria dijo:

    Nuria, mujer taruk!!!!…Me emocionan tanto tus palabras..Es como si mi alma quisiera gritar al mundo lo que estoy atravesando; y fuera a través de tus letras como se expresará…Gracias por tus palabras medicina!..Estamos en el camino..Un abrazo bella!!

    • mujertaruk dijo:

      Cuánto me alegro de volver a verte por aquí, María, tus palabras serán siempre bienvenidas en este espacio:) Me ha parecido increíble que, de algún modo, estos textitos te ayuden tanto a expresar lo que te mueve por dentro, está claro que al final… todos estamos en las mismas, en el camino como bien dices:) Te abrazo muy muy fuerte, bonitaaa!!!! ❤

  6. Carmen Esplá dijo:

    “… el proceso de emerger como mujer es una exquisita danza: nos expandimos, nos ampliamos, nos expresamos, nos movemos… a veces audazmente… otras con timidez, en ocasiones armoniosamente, a veces con torpeza. Avanzamos un paso, retrocedemos otro. Inseguras, escuchamos en silencio para sentir nuestro ritmo, para saber cuándo danzar e incluso si debemos hacerlo. Saltamos de alegría, nos encogemos de dolor… pero seguimos danzando. Con el tiempo, lo abrazamos todo y danzamos con lo que la vida nos trae… “. Mary Elizabeth Marlow.
    Gracias Mujer Taruk… gracias por esa danza de palabras, frases, reflexiones… que compartes y nos regalas…
    Idem (por tu amistad)… gracias por Ser. Esperándote… para abrazarte en la bienvenida…
    Carmen

    • mujertaruk dijo:

      Qué bonito lo que compartes, Carmen, me encantó lo de “con el tiempo, lo abrazamos todo y danzamos con lo que la vida nos trae” 🙂 Brindo porque cada día nos vayamos haciendo más anchas de corazón y más capaces de abrazarlo todo: la pena y la alegría, la luz y la oscuridad… GRACIAS!!! ❤

  7. PILAR dijo:

    Mujer Taruk, tus bellas y profundas palabras me vienen como anillo al dedo. Expresando lo que siento, expresando lo que veo…y gracias también a las otras compañeras de camino.
    El otro día iba conduciendo y solo veía mujeres fuertes, poderosas, llenas de historias, guerreras que consiguen ir adelante pase lo que pase, pese a quién le pese…las veía con tanta admiración portadoras de la vida! creadoras! ¿cómo no van a ser poderosas y a la vez, las más comprensivas del mundo?
    mil gracias!! Bienvenida, bienvenidas!

    • mujertaruk dijo:

      Nuestro poder es, precisamente, el de la comprensión, la compasión y el abrazo. Los pies de las mujeres están siempre afincados en la tierra, sólidos, pero los brazos son elásticos y flexibles para poder abarcarlo todo y acariciarlo todo. Esas imágenes de mujeres poderosas que te vinieron en el coche me han ayudado ya en más de una ocasión. Os recomiendo que visualicéis a estas mujeres cuando estéis sintiendo un dolor físico, ya veréis lo que ocurre 🙂 Gracias por tu aportación, Pilar, bienvenida de nuevo:)

  8. Bárbara dijo:

    Perfectamente descrito lo que se siente en un proceso de duelo, hermosa comparación con la naturaleza a la que tan poco hacemos caso… es momento de agarrarnos bien al suelo y de tener fe en una misma y en lo que viene 😉 como siempre palabras que tocan el alma en forma de caricia. Besitosss

      • Bárbara dijo:

        jejeej escribo siempre, lo que no sé qué pasa, porque cada cierto tiempo que visito el blog me hace volver a ingresar la cuenta de correo, es como que se desactiva mi usuario…pero estoy always here 😉 besitooos

  9. Mònica dijo:

    Gracias, gracias, gracias!
    Gracias por poner las palabras justas
    Gracias por compartirte
    Gracias por crear espejos en los que me reconozco
    Te abrazo y celebro este amanecer, que también es el mío!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s