VERDADES DIFÍCILES

A tu naturaleza iluminada, mujer. A aquella que te conecta con las aves y las demás criaturas del cielo. A aquella que nació en el huequito del corazón, por debajo de los sonidos, para que pudieras escucharla en el silencio de los bosques. Hablo a tu parte invisible, sagrada, luz y aire, sol del mediodía. Ya basta de luchar, cariño, suelta de una vez por todas el nudo en el pecho, el pellizco en el alma, la carga en los hombros. No tiene sentido vivir así. Ya sé que te duele, y está bien, ¿me oyes?, está bien porque la vida duele y da para llorar muchas veces, para mirar hacia arriba y preguntar los porqués. Deja que duela. Estate con el sufrimiento de la manera más íntima que puedas, con el pavor, con las ganas de huir, con el rechazo y el autoodio. No son más que un poco de presión en la garganta, un leve temblor, el cuerpo diciendo que está vivo, fíjate. Permanece ahí y, si no escapas, verás que la punzada es necesaria, la desesperanza es positiva. Hay momentos en que la vida simplemente nos parte el corazón para abrírnoslo de cuajo. Es el dolor, querida, nuestro aliado, el único puente para conocer el infinito. .

Mi dolor más profundo, te cuento, siempre ha sido el mismo. Creo que viene de antiguo, de la época en la que Dios creó al mundo y lo dispuso a nuestro favor. No sabría explicarlo bien, no tiene nombre, pero es un miedo primigenio, ancestral, instintivo, a no ser suficiente. Miedo a tener algún error incorregible que me haga estar fuera, miedo a mi pequeñez, a ser y a parecer vulnerable ante los demás, miedo a que alguien se dé cuenta de que no soy lo bastante buena como para estar en Mamita. Se trata de un miedo absurdo, lo sé, no se puede pensar con la cabeza pero incluye pensamientos. Estoy segura de que sabes a lo que me refiero. Este terror que me acompaña me lleva a una timidez extraordinaria, es como si quisiera guardarme todo lo bello, lo cotidiano y lo vulgar que me compone para mí, como si quisiera encerrarlo en una jaula profunda para que nadie lo viese. De pequeña pensaba que, si algún día, me encontraba con el genio de la lámpara y me concedía tres deseos, pediría sin dudarlo el poder de la invisibilidad. Ser invisible para contemplar lo precioso de la tierra, para amarlo profundamente desde la ventana.

He meditado mucho sobre este miedo y he llegado a varias conclusiones. Para empezar, es mi vehículo hacia la lucidez, es la mano que me da la colleja cuando me pierdo en tonterías. Cuando me creo superior, cuando me siento separada, cuando pienso que controlo. Aparece y arrasa con la alegría y con la falsa seguridad. Y me dice algo así como “abre los ojos, niña, estás en los principios, eres bonita y pequeña como el resto de los mortales. Vuelve a la fuente, no sabemos nada y todo es un misterio, un misterio fascinante. Regresa, regresa, regresa”. Y entonces mi mente se detiene, un hueco se abre entre los recuerdos del ayer y los sueños del futuro. Estoy aquí, bajo el cielo, como tú, como cualquier otra mujer. Nadie podrá nunca juzgar mi valía. No existe una sola criatura que no sea amada bajo las estrellas. Incluso el pájaro magullado, incluso el hombre que duerme en la calle y ya ni te fijas.

El dolor nos une, amiga, crea redes de luz donde antes no había nada, ¿lo ves? ¡Qué maravilla si todas nosotras pudiésemos mirarnos a los ojos y compartir nuestras penas y alegrías! En un gran círculo, imagínate, un círculo planetario. Igual que hacen en Zambia. Los oriundos de este país están convencidos de que, cuando un miembro de la tribu cae enfermo, tanto emocional como físicamente, es porque se le ha metido un diente de un antepasado en el cuerpo. Dado que todos los habitantes están emparentados, se cree que todos los miembros de la tribu están afectados y, por tanto, deben participar en la sanación. Así que se organiza una ceremonia en la que, primero, habla el enfermo y expresa toda la rabia y la tristeza que está sintiendo. Después, los demás se van pasando la palabra para manifestar sus propios miedos, desilusiones, enfados y ansiedades. Dicho en palabras del maestro Meade “ La liberación sólo se produce cuando sale a relucir todo, entre danzas, cantos y ritmo de tambores. Cuando se sueltan esas verdades difíciles, se suelta el diente, y se limpia toda la aldea”.
¿Cuál es tu diente, bella, tu verdad difícil?, ¿qué te preocupa? Ayúdanos a liberarnos a las demás.

Gracias por venir a este encuentro,
gracias por llenar este espacio,
Nuria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

28 comentarios en “VERDADES DIFÍCILES

  1. Valeria dijo:

    Querida Nuria,

    Llegas tan inesperada y precisa que no se como agradecerte.
    Que ganas de que estuvieras a esta mesa , que ganas de abrazarte!

    En Milan acabas de encender una luz

    • mujertaruk dijo:

      No sabes cuantísimo me alegro, Valeria, sólo de imaginar que el mensaje llega hasta Milán… se me enciende una sonrisa:) Ojalá te llegue este cálido abrazo de mi parte, ¿lo sientes? GRACIAS por estar ahí ❤

  2. RosaMatte dijo:

    Nuria hermosa! Que alegría sentirte de nuevo. Me preguntas qué me duele y yo te respondo para que sanemos todas juntas. Me duele ser quien no soy hermana, me duele el mundo, me duele la inconsciencia en que vivimos, los bosques talados, mi egoísmo, la ignorancia, mi silencio al permitir tantas injusticias, al cometer tantas otras… Me duele el miedo que me impide ser libre, la cobardía de enfrentar la vida sin autenticidad, me duele mi conformismo, la ilusión del sin sentido, cuando no sigo a mi intuición…
    Ya vamos sanando preciosa.
    Gracias por abrir este espacio.
    Rosario

  3. Sandra dijo:

    Te leo justo ahora que me duele tanto, que paso por un momento difícil, me duele mi padre que está lejos y quisiera verlo, me duele vivir porque no encuentro una salida entre tomar una decisión de cambiar de un trabajo que no me hace feliz a una actividad para generar dinero, mi esposo sin trabajo es difícil. Justo el domingo compartí en mi círculo de mujeres y si que reconforta tener ese espacio donde una se puede expresar desde el alma. Y luego te leo y me leo entre tus palabras, gracias, ya te esperaba. Justo en mí círculo de mujeres entre las mujeres que admiro compartí que te admiro por la sensibilidad con la que escribes. Desde Guadalajara, México.

    • mujertaruk dijo:

      Menudo honor saber que me lees desde México, Sandra!! y que compartes allí tus impresiones sobre este espacio con un grupo de mujeres. Yo, cuando me encuentro en una situación de mucho dolor y no soy capaz de hallar una salida, me acuerdo de algo: “Dios aprieta, pero no ahoga”. Y es verdad, siempre podemos seguir respirando, mirando el azul del cielo y recibiendo el sol en la cara. A veces lo más sensato es esperar hasta que el tiempo amaine y las cosas se vayan colocando en su sitio 🙂 Te mando muchísima fuerza y energía, bella, ya verás cómo dentro de poco me escribes y todo ha cambiado ❤

  4. NuriLove dijo:

    Nuria….. Me has hecho llorar…. Me siento tan identificada contigo en algunos aspectos….. Con tanto dolor acumulado y estancado del que es tan difícil salir…. Cómo te has abierto a nosotros y nosotras es admirable, gracias por compartir tus debilidades y tus puntos de dolor con nosotras. Ayuda a entender que estamos en el mismo barco, que no soy la única que sufre y que hay más gente. Yo también tengo espinas y dolores desde los tiempos ancestrales y que no quieren salir, pero que les tengo que dejar ir, mirarlos y dejarlos que se vayan, creo que ya estuvieron conmigo demasiado tiempo y que ahora deben seguir su camino sin mi, yo debo seguir otro. Pero qué difícil es deshacerme de ellos, por mucho que me hagan sufrir, son una parte tan interna de mi……
    Me encanta leerte, tienes un don para escribir, para transmitir, eres un verdadero tesoro Nuria y me alegro tanto de haberte conocido, aunque estemos en la distancia, nos une un vínculo muy importante para las dos, otra joya, otro regalo que me ha caído del cielo y que es Pedro. Es un vínculo que nos mantendrá unidas siempre…… Y que él me ha hecho el gran regalo de poder conocerte. Un beso y a superar estos miedos, si hace falta aquí tienes mi mano para que vayamos paso a pasito de la manita…. Un beso muy fuerte y sigue adelante, que vales un montón.

    • mujertaruk dijo:

      Jooo, Nuria, ¿pero tú te has fijado en el corazón tan inmenso que tienes? ¿en lo buena que eres con todo el mundo y en cómo nos acoges a todos? Es una pasada, ya le he comentado a Pedro alguna vez:) Sé que estamos unidas, hay amistades que se forjan así, aunque casi no nos veamos en persona, te tengo muy presente y formas parte importante de nuestras vidas 🙂 Ojalá pudiera aliviar tu sufrimiento, Nuria, de verdad te digo, pero.. es lo que tú dices, hay cosas muy muy enquistadas en el alma con las que es difícil trabajar. Al final… yo he llegado a la conclusión de que lo más que podemos hacer es aceptar las cosas como nos vienen. ¿Qué tenemos traumas? pues qué le vamos a hacer, empecemos nada más que a relacionarnos con ellos con una actitud más abierta y comprensiva. Somos humanas, estamos abiertas al dolor y a la dicha, la vida es bella y dura, es así. No olvidemos el sol, ni la luz, ni la gente buena. Mientras existan los pájaros y los novios, habrá esperanza 😉 ❤

      • NuriLove dijo:

        Muchas gracias por tus palabras y halagos. No sabes cuanto me emocionan. La verdad es q creo q se ha creado una especie de vínculo entre nosotras muy bonito….. Lo q me dices de los traumas tienes razón…. Es asi y hay q aceptarlos, verlos, observarlos e intentar dejarlos ir…. Pero eso requiere mucho trabajo interior…. Hay q ser felices en la vida y cuesta. Pero hay q intentarlo no???? Un beso muy muy grande

  5. Maria Angela dijo:

    Querida Nuria, gracias por compartir-te, el dolor como bien dices tu, hay que permitirlo, abrazarlo, amarlo, porqué hacer esto es lo más cercano a nuestra verdadera naturaleza, que es Una con Dios, Una con la Fuente, Una con el Todo, cada uno que le ponga el Nombre. lo que ocurre cuando estamos sintiendo ese dolor, es que lo hacemos real y lo vivimos desde el drama.
    El camino que recorro cuando puedo verme en ese estado es el de la aceptación profunda y sentida de lo que está pasando, este acto, si lo permito de corazón me abre las puertas al recuerdo de la Verdad que Soy, que somos TODOS.
    Hace un par de días estuve atendiéndome, respirando y acogiendo una desgana, un sinsentido, un querer sentir paz y luchar con ello…bueno lo conocemos.
    Encontré lecturas que me ayudaron a darme cuenta, cambiar el color de mi momento y abrir mi mente a la comprensión.
    entre otras, una descripción como tantas que hay del ego, y me resonó, te la comparto, os la comparto a todas-os para que la investiguemos a la luz del Ser.

    El ego no es más que la historia que él se cuenta constantemente de sí mismo: las experiencias que ha tenido, la senda que ha seguido, las heridas que acarrea…

    Aquí la invitación es, precisamente, dejar de contarse la historia. Cuando desaparece el sentido de ser un yo individual, esta historia, que parece tan extremadamente importante y con la que uno está tan profundamente encariñado que acaba por convertirnos en lo que creemos ser, se ve como lo que es, una novela barata y trivial pobremente contada; y sin el lustre y el recuento, el sentido de yo se desvanece cual humo en el aire. Esta es la invitación al despertar espiritual: abandonar este contante alimentar la creencia en ti mismo como yo individual, y así emerger de las sombras.

    Gracias Nuria por SER e iluminar la senda del Recuerdo de la Verdad, que reside en nuestra Mente.

    • mujertaruk dijo:

      Qué lujo que hayas compartido ese fragmento con nosotras, María Ángela, me encanta la idea de que podáis hacer vuestro este espacio:) Yo también intento trabajar desde la aceptación de lo que surja, incluso desde la aceptación de mi lucha interna. Un abrazo muy muy fuerte para ti 🙂

  6. El corazón de Sisika dijo:

    Disculpa, se me fue la mano y le di al botón equivocado.
    Sigo dándote las gracias. Todas estas palabras, las que dan forma a tu mensaje valiente y honrado, han llegado en el momento más oportuno, en el que necesitaba calor una vez más.

    Un abrazo…Nuria.

    • mujertaruk dijo:

      Todas necesitamos calor diario, corazón, sobre todo en os tiempos que corren en los que es tan fácil desequilibrarse y encontrarnos sumidas en la desesperanza. Para eso estamos aquí:) Gracias por hacerte presente en este espacio, te necesita ❤

  7. Lucía Mujer Creciente dijo:

    Bellísima Nuria Mujer Taruk llegas siempre a mi vida como me llega el rayo del sol en mitad de una tempestad, sincrónico, llenándome de amor, de energía y claridad. Gracias infinitas por existir

    • mujertaruk dijo:

      Qué gracia que volvamos a unirnos a través de este espacio, Lucía, después de casi dos años. Me alegra infinito que el mensaje te haya llegado en el momento preciso, las mujeres estamos más conectadas de lo que nos han hecho creer. Gracias infinitas a ti por pasarte y formar parte de este proyecto 🙂

  8. little miss sunshine dijo:

    Q alegria poder disfrutarte de nuevo …
    Háblanos de tus miedo y tus demonios q son los nuestros….háblanos de lo q quieras….pero no pares nunca….tienes el poder de calmarnos….de hacernos sentir mejor….de saber q no estamos solas…o q somos todas una sola….escribo desde el móvil y no me siento muy cómoda….espero q t llegue mi amor bonita…

    • mujertaruk dijo:

      Claro que me llega, Carol!!!! limpio y radiante hasta aquí!!! GRACIAS por volver tú también, aunque ahora con la tienda tengas menos tiempo. Ojalá la inspiración me dure muuuchooo. Un abrazo muy muy fuerte y todo mi cariño, os tengo muy presentes ❤

  9. ana dijo:

    Me encanta leerte, saber que hay alguien más que siente y piensa como yo, saber que a pesar de ir en muchas ocasiones contra corriente, no soy la única.
    Me duele mi niña interior, hace unas semanas que empecé a trabajar ese tema y se que todavía tengo mucho trabajo por delante, poco a poco.
    Me duele el miedo al cambio, me duele no tener valor para cambiar algunos aspectos de mi vida, me duele no haber sido consciente antes de muchas cosas, ojalá entre todas podamos superar el dolor y llevar la vida que realmente queremos. Un abrazo 🙂

    • mujertaruk dijo:

      A todas nos queda mucho trabajo, Ana, pero eso nos llena de fuerza y humildad. Infinitas gracias por compartir tu dolor con nosotras, así parece más liviano, ¿verdad? Ojalá tu niña pueda encontrar entre estas palabras un refugio en el que sentirse confiada y segura. Me hace inmensamente feliz saber que estáis ahí detrás, Ana, leeros y escucharos. GRACIAS!! 🙂

  10. anab dijo:

    Me encanta leerte, me encanta saber y sentir que no soy la única que piensa y siente así. Me duele mi niña interior, hAce unos meses que estoy trabajando en ello, en curar y sanar esa herida, empiezo a sentir por primera vez que el pasado es pasado, que no puedo culpar a nadie por ello, que soy la dueña de mi vida, que ahora soy yo la que toma las decisiones y que todavía me queda trabajo por delante, pero

  11. monsis dijo:

    Gracias Nuria por tus palabras. Realmente tus mensajes siempre me llegan cuando mas los necesito,pasando por un momento de dolor y miedos. Deseos de ser invisible y no querer pasar por situaciones que sé que tengo que enfrentar. Pero tus palabras son como una caricia, un abrazo calido que conforta y me recuerda que soy parte del circulo de mujeres fuertes y sensibles hermanadas en esta Tierra. Gracias Nuria, un abrazo desde Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s