SILENCIO DE MADERA

Polvo de África en Madrid, San Isidro vistiendo las calles, calima, tráfico, ruido. Nunca sabré de dónde saca las prisas esta ciudad. Da la impresión de que siempre queda algo por hacer, algo por decir, de que se agota el tiempo, por algún extraño motivo, y hay que maniobrar rápido, corriendo a toda prisa y sin aliento. Existen más de cien líneas de autobuses, los vagones a hora punta están a estallar, y las madres cogen fuerte la mano de sus hijas y tiran, porque el ritmo de los niños no es suficiente, al parecer. Entre toda la marabunta, y el silbido de los whasapps, y las bocinas, y el humo, se halla el cielo. Y a veces hay que recordarlo, amiga, porque es muy fácil perdernos lo importante.

El otro día estaba en la parada de autobús, junto al Canal de Isabel II. Acababa de salir del trabajo y tenía la cabeza embotada. Y eso que les tengo prohibido en la oficina que me enciendan la luz artificial. Pero había mucha tarea por completar, y había que ponerse manos a la obra. Como te decía, estaba en la parada de autobús, y de repente miré los pinos, abuelos de diez metros que brillan y gozan. Y me di cuenta de eso, de que detrás de toda la historia que nos hemos montado, no hay más que dicha, y silencio, y pausa. Detrás de los mil sitios a los que hay que llegar, de los mil planes que quedan por hacer, de los diez correos electrónicos que nos andan esperando en el buzón, hay sencillez, los problemas no existen. Observa los pinos, las rosas que ahora pueblan la ciudad, el jazmín de medianoche. Están todos silentes, hermana, henchidos de tranquilidad, agitando sus copas, sus pétalos, a la cuna del viento. No conocen la prisa, porque no hay nada como tal. No saben lo que es el ceño fruncido, la preocupación de madrugada, el nudo en el pecho. Porque no hay nada como tal. Es todo ficción.

Nos hemos inventado universos que no existen. Hemos complicado las cosas hasta el hastío, y ahora estamos aquí, en este punto exacto de la vida. Lo que nos ande rondando por la cabeza, lo que nos quite el sueño por las noches, aquello que cavilemos a todas horas, sin descanso, no tiene importancia, déjame decirte. No tiene peso porque no existe. Lo imaginamos. La desesperanza, la tristeza, la angustia, la pasión, salen de la mente. La realidad es otra cosa, infinitamente más buena y más llana de lo que el lenguaje puede expresar. La realidad tiene el rumor de los pinos, el polen que se desprende lentamente en el aire, la abeja que liba en la amapola, el mirlo que se va tarde a la cama, el caminar lento de la oruga. La realidad sabe a sol en las mejillas, a silencio de madera, a leche con miel en la tarde, y cero palabras.

Estás en casa, estoy segura, así que mira la silla que tienes en frente. Así de simple. Mira la silla que tienes en frente. ¿Y si te digo que está viva?, ¿y si te digo que late? Detén un momento la lectura y siéntela con todo tu ser. Está llena de alma, de reposo, de presencia. Y se encuentra más cerca de la verdad que ninguna de nosotras. Permanece quieta, abierta a los vaivenes de la vida, sonriente ante el rasguño y la caricia, sin resistencias. ¿Y tus manos? Cuando quieras despertar de este sueño, pregúntale a tus manos. Sin preocuparse, sobre el regazo, dejándose hacer por los días. ¿Y las medusas? que nadan en altamar, despacio como sólo ellas saben hacerlo. Sin tiempo, infinitas y luminosas, eternamente cerca de los cielos. El mundo es pausa, ¿lo notas? Nosotras lo aceleramos todo.

Con la boca cerradita y con cariño,

Nuria.

campo-abierto

Anuncios

21 comentarios en “SILENCIO DE MADERA

  1. Chiqui dijo:

    Me alegra que sepas apreciar las cosas verdaderamente importantes de la vida. La gente se muere sin descubrirlo o lo descubre demasiado tarde.

    Anoche me senté en la terraza en la silla de madera. Eran las doce y veinte pero necesitaba, como de costumbre, irme en paz a dormir. Todos los días antes de acostarme me asomo a mirar el cielo para llevarme ese silencio inmenso a la cama. Un silencio que está ahí pero que a la gente se le escapa porque está viendo la televisión. Al despertar, de igual modo, salgo a la terraza a recibir el nuevo día bien tempranito.

    Gracias por estar ahí, gracias por tus sonrisas.

    • mujertaruk dijo:

      Gracias a ti, ma, y siento responder tan tarde. Tienes suerte de poder escuchar el silencio, ya sabes que aquí en Madrid es bastante difícil. Ojalá algún día también yo pueda vivir en un lugar silencioso. Un abrazo fuerte!!! Nos vemos pronto 🙂

  2. Maria Angela dijo:

    Te leo, gracias Nuria, hoy tarde lluviosa por Girona, y merienda de pan con chocolate, mi niña está contenta,me he parado… me lleno de prisas, de cosas por hacer, de planes a corto y medio plazo,atender esto lo otro, pero nada….¿donde esta eso?, solo en “mi” mente ansiosa por hacer y en el programa colectivo…
    Y tal como dices el silencio y la sencillez también están en la mente, encontrarla y vivirla es también el plan gozoso de LA VIDA.
    Gracias por tus bellas palabras y por la conciencia que te Inspira.

    • mujertaruk dijo:

      Gracias por tus comentarios, María Ángela, también tú tienes un ángel que te inspira:) Me ha encantado compartir esa imagen de tu vida cotidiana contigo: el pan con chocolate, tu niña, la lluvia… Hoy llueve en Madrid y apetece. ¡Que vivan las tormentas!
      Abrazos fuertes hasta tu Girona querida 🙂

    • mujertaruk dijo:

      Gracias a ti, Pau, es maravilloso leer vuestros comentarios y saber que estáis ahí. Siento haber tardado tanto en contestar vuestras palabras, pero he estado de exámenes y me ha sido imposible hasta hoy. Te mando un abrazo grande, amiga 🙂

  3. belenborre2015 dijo:

    Durante horas..podría leer y releer tus escritos. Su vociferante y callado silencio. En tus líneas se eternizan la sagrada seriedad de cualquier trabajador del espíritu y la Invisible paciencia de todo creador verdadero. Cuánto bien me hacen Nuria.
    Gracias.

    • mujertaruk dijo:

      Gracias a ti, Belén, siento responderte tan tarde. He estado de exámenes finales. Ahora ya vuelvo 🙂 Ojalá sigas por aquí, me encantan tus compartires, tus versos, tu presencia. GRACIAS ❤

  4. belenborre2015 dijo:

    Y TU, Señor.. en todo.

    Luminosidad alegre de la mañana, canción de sementera entre los surcos abiertos y generosos de la tierra oscura.

    Espuma de torrente que canta su locura.

    Serenidad del remanso profundo y claro… lleno de cielo en su fondo.

    Amapolas mojadas de rocío ..y un rosal rojo lleno de capullos que encierran perfume y promesa.

    En la quietud verde-plata del mar ..una estela de blancura detrás de un velero.

    En la playa…, besando la arena las olas-niñas..

    TÚ , Señor.. en todo.

    • mujertaruk dijo:

      Preciosos versos, Belén, y preciosas fotos del amanecer en la playa!! Me las enseñó Pedro hace ya varias semanas y se me había olvidado decirte. Qué paisajes tan sumamente bellos los de tu tierra, amiga, qué regalo tan grande el tiempo que tienes para disfrutarlos!! Aprovéchalo, la vida es generosa contigo 🙂

  5. Noelia dijo:

    Sabes Nuria que durante un tiempito soñé con serpientes, grandes, abrían sus fauces y me mostraban su fuerza, no las temía porque eran y soy, gracias por traérmelas de nuevo desde el lugar en el que reposaban.

    Estoy atenta, me siento, me siento, y gozo de lo pequeño, ahora un poquito más lejos del mar que aún veo a diario, rodeada de verde, árboles, bosque, tierra, valle; lo añoraba, ese sentirse dentro de la tierra para renacer y relamerse.

    Me gusta escribirte así sin pensarlo mucho y contarte del roble que acaricié esta mañana, todo su norte musgo, tan suave en mi mano, y su tronco rugoso, suave de otra forma. Y el conejo que me observa y salta, y los caballos que se acercan a mi y me saludan con sus patas y son todo ojos, y los pájaros y el silencio entre ramas, y sus cantos, y las rosas, y el orden desordenado donde todo crece, y el gatito negro que apareció abandonado, un guerrero que resiste y ya es parte de la familia… Y entrar en casa y leer tu texto y el primer capítulo de la historia de un joven con el que trabajo, que me habla de alguien que despierta, no sabe donde, no sabe para que, no sabe…., pero despierta y escucha…., gracias por los regalos…

    Un abrazo inmenso con músicas de lo pequeño y amor enredado y en desorden.

    Noelia

    • mujertaruk dijo:

      Guauu, Noelia, ¡qué valiosas tus palabras! Tu mensaje me transmite el ritmo de la vida: apresurado a veces, lento otras. Por lo que cuentas, estás viviendo un momento precioso, introspectivo y místico, aprovéchalo porque es un regalo precioso que la vida te hace. Aprovecha tu mar, tu gatito negro, la mirada de los caballos y el silencio que te rodea. Ya habrá momentos para preocuparse del mundo de afuera.
      Por cierto, el vídeo que compartes es una pasada, me encanta la canción y me encantan las imágenes. Como bien dices, hablan de lo pequeño y lo enredado. Pero sobre todo, sobre todo, hablan de la inmensa perfección de esta tierra que habitamos 🙂
      Abrazo fuerte, compañera!

  6. NuriLove dijo:

    Siempre esperando tus posts que tanto me relajan y me aterrizan…… O me elevan a otra realidad mucho más bonita…. No sabría muy bien qué decirte, porque yo soy de las que van a la carrera y que de repente un día de sol me voy paseando a casa y me voy fijando en todo lo que veo, me gusta observar, escuchar…… No suelo ir por la calle escuchando música, porque me gusta oir los ruídos, la gente, el viento…….. Observar a la gente acelerada, que va como muchos otros días voy yo….. Pero qué bonito lo describes tú, como siempre haces con todo lo que escribes. Haces que veamos el mundo bonito, tal y como es, no como nosotros lo emponzoñamos y eso es un regalo, poder observar lo que hay a tu alrededor con calma y sosiego…… Gracias de nuevo Nuria. Un gran abrazo

    • mujertaruk dijo:

      ¡Qué bueno, Nuria! ¡A mí me pasa lo mismo! Nunca me ha gustado ir por la calle con los cascos puestos y la música encendida, ¡te pierdes tanto de lo que sucede a tu alrededor! Hay mil sonidos diferentes: el viento en los árboles, la lancha que surca la ría, las conversaciones de los demás, el perro que ladra, la fuente que se abre… ¿para qué andar con más estímulos aún? Totalmente de acuerdo contigo. Sigue disfrutando de tus paseos, son de las mejores cosas de este mundo 🙂
      Abrazo fuerte fuerte, amiga ❤

  7. javier de francisco dijo:

    Que gran verdad describes… Vivimos en el mundo que nos ha tocado vivir, tenemos suerte de las comodidades, de estar mas o menos seguros, pero estamos perdidos. Perdidos porque olvidamos nuestra esencia. ¿No nos damos cuenta que la vida no es esto que hacemos todos los dias? ¿Nadie se da cuenta? Vivimos esclavizados por el trabajo, por el dinero, por tantas cosas que apenas tienen importancia. Y lo peor es que no sabemos salir, no podemos escapar porque nos han atado tan bien que no sabemos como desatar los nudos de la indolencia, solo sabemos soñar por breves instantes, a traves de relatos como los tuyos, de esta voragine en la que estamos atrapados.
    Yo tuve la suerte de conoceros a Pedro y a ti en la escueladeamor. Bebi de vuestra calma, me senti inundado de vuestra paz a traves de vuestros abrazos… ¿Como lo haceis? ¿Es la meditación la cura a nuestros imsomnios?
    Vivo en un mundo que ha sido creado por Dios, pero en el que hemos olvidado lo simple que seria vivir sin dinero, sin problemas, ayudandonos unos a otros por el mero hecho de disfrutar de una cálida sonrisa de agradecimiento. Es una utopia, lo sé, pero sigo teniendo la esperanza de, como decia Paulo Coelho en uno de sus libros, cuando seamos muchos los que pensemos asi, se logrará el cambio tantas veces soñado… Recemos por ello.

    • mujertaruk dijo:

      Jo, Javier, ¡qué comentario tan completo y tan cierto! Se podrían decir muchas cosas de él. La verdad es que tanto Pedro como yo te recordamos siempre con una sonrisa, nos impactó muchísimo tu bondad. Ya sabes que, cuando quieras, quedamos 🙂 Contestando a tu pregunta… la meditación es, sin duda, el camino. Al menos ésa es la conclusión a la que hemos llegado después de mucho recorrer. Pero no hay que esperar a que la meditación nos cure del todo, ni a que todo sea perfecto a partir de ahí. Vendrán retos, vendrán dificultades, y seguirán surgiéndonos sombras en el corazón. Meditar nos ayuda a vernos tal cual, con nuestra gracia y nuestra desgracia, con nuestra insatisfacción en el presente y la esperanza en el futuro. Es la clave para salir de esa mediocridad de la que hablas, de este mundo que tan falsamente nos han vendido… Pero no hay panaceas.
      Ojalá volvamos a encontrarnos pronto, Javier. Abrazo fuerte desde aquí 🙂

  8. Elizabeth dijo:

    Bella Nuria, debo decirte que siempre siempre disfruto mucho leerte, han sido tus palabras ese lugar donde he encontrado como describir y nombrar emociones y vivencias, con ellas me he acompañado y he podido darle forma a lo que va ocurriendo, así como esa compañía que dan las amigas y los libros, y cada vez que busco darle forma a lo que siento recuerdo que leí algo en tu blog que puede ayudar… hoy me ha pasado por eso he querido dejar este mensaje por aquí con mucha gratitud y cariño.

    Un abrazo grande!

    • mujertaruk dijo:

      Guauuu, Elisabeth, no sabes la ALEGRÍA profunda que he sentido al leer tu comentario!! Es maravilloso contribuir a que mujeres como tú se re-encuentren en las palabras y emociones aquí expresadas. Ésa es la misión de este espacio y la fuerza que lo mueve 🙂 Me alegra infinito sentirme útil para ti, bella, sabes que estás más que invitada a compartir siempre que quieras con nosotras. Un abrazo fuerte, estés donde estés ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s