BARCOS PIRATAS

Porque sabe más el pájaro que está en la playa. Yo escribo letra sobre letra y me hago un lío. Esta mañana me he mirado las manos y me he dado cuenta de algo. Estoy perdiendo las huellas dactilares. Están borrándose, igual que se borra el aburrimiento en los recuerdos, el cielo en la tormenta, el reflejo en el agua. Me estoy quedando sin opiniones, va en serio, haces un comentario y salen palabras de mi boca. Pero es como un resorte, te aviso, un mecanismo viejo. No hay nada sólido en lo que pienso, ni en lo que digo, ni en lo que parece mi rostro a la luz del sol. Mi historia se ha roto. Y no hay romanticismo en esto, ni tristeza, ni miedo. Tan solo espacio. Y risa, risa por dentro.

No tires el tiempo buscando, cariño. La iluminación no es un fuego artificial, ni una frase hecha, ni un sabio metido en las cuevas de Arunachala. No sé tú pero yo no quiero pasarme la vida hablando de la kundalini, aprendiendo mantras, haciendo kriyas y demás. No quiero camino, no quiero saber, no quiero principio ni final. Mi tumba está esperando en la otra orilla y yo prefiero irme llena de asombro, desarraigada como las aves, sin libros, sin películas, sin profetas. Prefiero morirme con la sonrisa en los labios, sin haber entendido nada, llena de dicha, de magia, de espacios. Como se van los gorriones y las libélulas, muy suave, sin que se entere el mundo. Aquí todos somos importantes, desde la mosca, pero luego nos vamos sin huella y está bien. Vuelve a llover.

Guardo silencio como las tortugas. Y lo curioso es que así, callada, es que así, perdida, hay más amor en mí de lo que alcanzo a expresar. “Te quiero” son dos palabras, a veces lo digo y es un juego, sólo eso. En cambio ahora, aquí sentada, te observo bailar con las olas, y siento que eres un milagro sobre la tierra. Tan perfecto y sereno, con todos los dedos de tus pies, y el corazón sano, y el alma pura de los niños. Brilla el agua y hace estela a tus espaldas. Y entonces comprendo que jamás sabré, Dios mío, qué es el mar, qué infinito misterio es el mar, quién eres tú, ser de la tierra, que caminas a mi lado. Y se me abre el corazón como nunca, y salen lágrimas de los ojos. No soy nadie, no sé nada, hay libertad.

Déjame decirte una cosa. Me llaman Nuria y respondo, pero voy sin piel, como los fantasmas. Me tocas y no sé a quién estás tocando en realidad, estoy más al fondo. Soy tan antigua como las mareas, y los barcos piratas, y las criaturas que viven sin luz a más de cien millas submarinas. Escucho, huelo, saboreo la sal en tus labios, noto la caricia y veo las algas junto a las rocas. Y, sin embargo, no existe centro. Estoy allí, bañándome contigo, estoy aquí, respirando en mi cuerpo, estoy en el cielo, con el pájaro rojo, y más allá, con el sol, quemándome viva. Y todo es dicha, hasta el dolor, y todo es bello. No me preguntes los motivos, no llevo respuestas bajo el brazo. Me quedé muda, tonta, tan simple que te asustarías. Y, en serio, sabe más el pájaro que está en la playa.

Agradecida por estos tres años, compañero,
Nuria.

* A propósito, para las que viváis en Madrid, no quiero dejar de hablaros de Santiago. Ha sido mi luz en tiempos oscuros y un magnífico guía en este tiempo. Es psicólogo y profesor de meditación, y este año, para el curso 2015-2016 inicia la formación en Mindfulness más completa que hay en España. Sé que no necesita publicidad, el boca a boca habla por sí solo, y somos muchos los que seguimos aprendiendo junto a él, pero necesitaba decíroslo, compartirlo con vosotras, por si alguna se anima y sumamos fuerzas. Aquí os dejo el link con toda la información, calendario, contenidos, profesores, precios, etc. Para cualquier duda, estaré encantada de responderos en los comentarios. Un abrazo fuerte, mujeres!

http://www.eleapsicopedagogia.es/servicio/programa-de-instructores-de-meditacion-mindfulness-y-relaciones-humanas/

 

20150707_204037 (2)

IMG_20150723_192054

Anuncios

13 comentarios en “BARCOS PIRATAS

      • Maria Angela dijo:

        Gracias a internet puedo seguir leyéndote aunque este lejos de casa…pero debo decirte que siempre estoy “en casa”…y me encanta cuando veo tu nueva entrada y todo lo que nos compartes, con mi hermana Esther deseamos que llegue tu post para recrearnos en tus palabras, gracias de corazón, por estar en el corazón.

      • mujertaruk dijo:

        Ayy María Ángela!! acabo de leer tu comentario!! perdona por no haberte respondido a tiempo, no lo había visto. Me encanta lo que me cuentas porque os imagino a la perfección. Dile a Esther que es más que bienvenida en este espacio y que, como sea igual que su hermana, será un cielo y estaré encantada de compartir con ella 🙂 Un abrazo grande para las dos ❤ ❤

  1. belenborre2015 dijo:

    “No quiero camino, no quiero saber, no quiero principio ni final”.

    Que bello.
    Cómo me identifico contigo , Nuria la Zahorí. Allí donde pisamos los demás sin presentir nada , tú captas las vetas de oro y plata de los misterios por investigar , de esas grandezas tan evidentes pero que nosotros no sabemos descubrir.

    Un abrazo.
    De amor.

    • mujertaruk dijo:

      Sirenaa!! no había visto tus palabras!! siento responder tan tarde, bonita, a veces se me pasa. Las vetas de oro están siempre ahí, tú, yo, miles de mujeres las captamos a diario. Lo que pasa es que a menudo se nos olvidan, por eso es bueno recogerlas por escrito. Porque así siempre podemos tenerlas a mano y recordar lo que sabemos. Un abrazo gordo y gracias ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s