FRÁGIL

¿En qué se ha convertido mi corazón?, ¿en qué parloteos estúpidos he vuelto a caer?, ¿por qué he dejado de estar en los lugares de siempre? En el monte, en el río, en la escalera de mi casa, junto a la playa, entre los campos de girasoles marchitos, sobre la roca en la que solemos tumbarnos para ver volar a las gaviotas. Hoy me ha pasado, estaba sentada en la hierba y era como si no estuviera, como si las hormigas no picaran y el chopo no se hallara dibujando la forma corporal del viento. De repente me he dado cuenta, he quitado la vista del teléfono y he mirado hacia arriba. Decenas de cigüeñas estaban surcando el cielo, silenciosas, como si no quisieran que nadie se enterase. Y las he pillado. Eran tan elegantes, amiga, tan asombrosamente bellas, que todo lo demás se ha detenido. Y he pensado que a veces nos vamos tan lejos, nos distraemos tanto, que las cosas pequeñas ni siquiera nos tocan. Y los años se van sucediendo como ladrillos, que van tapando la magia de los días. Cuando dejemos de apreciar la quietud inmensa de las aves, habremos muerto. Pero en vida, que es peor.

Ahora observo mi piel endurecida, he tenido que crearme murallas alrededor, como todas. Y me pregunto por qué será esto de volverse de piedra, por qué cuando nos volvemos adultas los misterios nos acaban resbalando por los brazos, y ya no somos capaces de gritar como las niñas, cuando se encuentran un caracol amarillo sobre las dunas. Estoy segura de que los ordenadores tienen su parte, el Facebook, el Twitter, el Instagram, y todos esos programas en los que tratamos de mostrar nuestra cara favorita. Nuestro verano en la playa, lo estupendo que nos lo pasamos con las amigas, lo maravillosamente bien que comimos, el tipito que se nos está poniendo ahora que hacemos footing como los ingleses. Y, como decía el poeta, después de tanto todo para nada, acabamos flotando en la superficie y no somos ni un gramo más felices de lo que éramos al principio. Hay que andar con ojo, pisar bien la tierra y regresar, regresar, regresar. Que no nos vendan realidades de plástico ni sonrisas de cartón.

No sé tú, pero yo no quiero hacerme dura, me gusta cuando mi corazón está blando como una esponja, inmensamente abierto a las maravillas del mundo. Terriblemente vulnerable, tan expuesto a ti, a vosotras, que puedes ver mi debilidad y mi fortaleza al mismo tiempo. Que puedes pisarme y hacerme daño, pero también darte cuenta de que es imposible. No puedes tocar mi fondo. Como tampoco puedes tocar el fondo de las montañas. Me hace gracia cuando algún imbécil se pone a quemar el bosque y encima se cree poderoso. Porque, escúchame bien, podrá hacer arder miles de kilómetros, podrá destruir a las ardillas, a los pájaros y a los pinos, pero jamás podrá llegar al mismísimo núcleo de la tierra. Mamita continuará respirando intacta y feliz. Así que, siguiendo su ejemplo, he decidido que no voy a protegerme. Soy frágil, fuerte, lloro por todo, me asusto hasta de mi sombra, y casi siempre me cuesta conciliar el sueño. Pero por dios, no voy a quedarme congelada, no voy a vender mi alma a la tecnología, no voy a quedarme encerrada entre palabras. Prefiero que lo que tenga que doler, duela, que lo que tenga que pesar, pese, y que, con todo ello, mi comprensión pueda extenderse hasta el infinito.

Estás leyendo y te tengo que pedir una cosa. Que pares, que pares un segundo. Hay un hechizo en el aire. Los árboles están quietos, desciende una pluma como bailando, no se escucha más que el canto de los abejarucos y en lo profundo del agua reside lo que andamos buscando. El sosiego en el que nadan los pulpos, las estrellas de mar y las ballenas abajo. Todo lo que nos desconcentre de eso, es fútil, y no merece la pena en absoluto.

Me despido hasta Septiembre.
Con cariño,
Nuria.

IMG_20150815_194732-4

Anuncios

15 comentarios en “FRÁGIL

  1. belenborre2015 dijo:

    Pues sí.
    Lo entiendo muy bien. Y es que…llevo un tiempo bloqueada. Me da miedo decir sí. Adónde me acabará llevando ?
    Me da miedo sacar la pajita más larga, firmar el cheque en blanco..
    No sé cómo preservar mi alma propia e individual que solo a mi me pertenece.

    No sé cómo preservar mi cuerpo, mi salud,
    mis nervios, mi pensamiento.
    No sé cómo preservar, a pesar de todos los estímulos, en medio de la furia del aburrimiento..intacta la humanidad del corazón.
    No sé cómo defenderme para no ir con mis palabras y mis acciones -o mi falta de ellas- más allá de donde mi yo más íntimo quiere llegar,…si.. ni siquiera sé adónde quiero llegar.
    Sólo sé , que es una tarea colosal conservar la propia independencia interior.
    Sólo sé eso.
    Adónde me acabará llevando ?

    • mujertaruk dijo:

      ¿Sabes Belén? Yo creo que no hay que hacer grandes esfuerzos, tan solo darse cuenta. Observar cómo está nuestro corazón, en qué ocasiones se endurece, por qué, cómo nos comportamos cuando ésto ocurre, etc. Sin penalizar, sin forzar, sin juzgar. Y amar infinito todos y cada uno de los movimientos que se suceden en nuestro interior. Porque no son nuestros, son movimientos de tierra, movimientos de cielo, y están bien. La tristeza está bien, la rabia está bien, el corazón endurecido está bien. Como decía el poeta, “todo pasa y todo queda”, y eso es infinitamente hermoso ❤

  2. Mª Antonia Blanco dijo:

    Leerte siempre es re-cordar mi esencia. Cada día que pasa me siento más en consonancia con las cosas pequeñas -aunque para mí son gigantes- que con lo que el mundo describe como transcendental. Contemplar un amanecer desde mi ventana mientras tomo un café y miro el cielo, los naranjos de mi calle, las palomas, las golondrinas… me llena el corazón.
    Aunque, por otra parte, me da pereza explicar, agradar, convencer… en fin, todo lo que conlleva convivir con otros.
    Gracias

    • mujertaruk dijo:

      Te entiendo bien, María Antonia, a veces una se acostumbra demasiado al silencio y luego cuesta “volver al mundo”, dar explicaciones y demás. Lo importante es que conservemos esos ratitos diminutos de felicidad como oro en paño, porque de eso está hecha la vida. Me encantó lo de los naranjos, qué suerte vivir cerca de una calle que huele a azahar 🙂

  3. maria angela dijo:

    Gracias por bendecirnos con tus palabras…entiendo el alcance, aunque a veces no pueda experimentar esa visión del ser…en ello estamos…recordar lo esencial…abrazo querida Nuria.

    • mujertaruk dijo:

      Claro, María Ángela, las visiones vienen y van, pero dejan poso, y con eso es con lo que hay que seguir caminando. Me da que tú tienes más recorrido andado del que crees, más vislumbres importantes, más claridad de la que imaginas 🙂 Aún así, es bonito seguir paseando juntas a lo largo de los meses, soy muy mala haciendo memoria, pero creo que llevamos bastante tiempo escribiéndonos, ¿me equivoco? Un verdadero placer, bonita, como siempre ❤

      • Maria Angela dijo:

        Si querida Nuria, ando desde hace un tiempecito por este blog precioso que has creado, como tu bien dices en la canción de cuna…tiempo, años, meses…¿que es?, solo un referente que nos ayuda en el mundo de la forma, en Verdad nos reconocemos por lo Único real …EL AMOR …ABRAZOS

  4. Rosa dijo:

    Y aunque trato de contenerme, te leo y los ojos se me llenan de lágrimas, tienes esa preciosa cualidad de volverme unos segundos a casa, ese hogar que tanto añoramos y al que tanto trabajo nos cuesta volver. Bendiciones para ti querida Nuria.

    • mujertaruk dijo:

      Bendiciones para ti, querida Rosa, que haces que este trabajo merezca la pena. Me alegra sentirte cerca y saber que también navegas por estos lares con nosotras. Somos cada vez más las que nos sumamos a este camino de regresar, de volver a casa. Bienvenida siempre, hermosa ❤

  5. NuriLove dijo:

    Hola de nuevo. Hoy ya me estoy llenando de tus palabras y leyendo lo atrasado. Somos volátiles, hoy estamos así y mañana estamos de vuelta y media, pero somos humanos y cambiamos, cambiamos cada día, así que no te sientas mal por ello. Es cierto, cuando nos hacemos mayores nos hacemos un poco de piedra…. Perdemos la inocencia tan bonita que tienen los niños, pero la vida parece que es así….. No te sientas mal por mostrar tu vulnerabilidad, te hará más fuerte, a mi no me importa que se me vea vulnerable, a veces me siento así ¿y qué? Tenemos derecho no? A sentirnos como queramos y como nos de la gana en cada momento. Además que nos lo merecemos, merecemos sentir y no ocultarlo, dejarlo fluir…. Hasta que pase, porque todo pasa. Ya ves que filosófica estoy después de este agosto mágico que he pasado….. Me ha llegado una paz que ni yo me lo puedo creer….. Espero que me dure, je je je. Hasta que llegue el cambio del que hablo, porque llegará, cambiaré y luego otra vez y luego otra vez, pero espero mantener una pizquita de esa paz de la que estoy impregnada.
    Muchos besos y bienvenida a Septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s