EL BLOG SE MUDA

Queridas todas:

Siento este tiempo de barbecho… Necesitaba desaparecer para centrarme en otras cosas. Simplemente deciros que el blog se muda, a partir de ahora podréis encontrarme en la siguiente dirección:

http://www.nuria-perez.com

Como veréis han cambiado algunas cosas. Para empezar que me llamo por mi nombre… Sí, era algo que venía fraguándose desde atrás. Ahora hay menos apartados: Educar, Educarse y Proyectos. Os cuento de qué va cada uno:

  • Educar. Artículos relacionados con el mundo de la educación. Como sabréis, este año termino Magisterio Infantil, e inevitablemente el tema de la pedagogía cada vez va tomando más peso en mí.
  • Educarse. Artículos sobre desarrollo personal, en la línea de los publicados en Mujer Taruk.
  • Proyectos. Aquí todavía no sé muy bien qué irá, pero quiero dejarlo abierto. Cuentos infantiles, ilustraciones, fotografías que haga, arcilla… Quizás aprovechar este espacio para compartir algo más allá de las palabras.

Y… poco más. Creo que no se me olvida nada. Echarle un vistazo y disfrutad.

Y GRACIAS, gracias a todas las que me habéis seguido estos dos años y me habéis permitido experimentarme como escritora.

Os abrazo fuerte, mujeres!!!

Con cariño,

Nuria

ME ESTOY VOLVIENDO SUPERFICIAL

Y no me culpo. Es cansado nadar en el fondo. Siempre. Yo creo que el problema de todas es ése. Que el gran estorbo, la piedra más gigante en el camino, la ruina del corazón, es volverse superficial. Hartarse de las puestas de sol, hartarse del ingenio de los niños, hartarse hasta de los besos, la poesía, los bosques de hayas, la migración de las aves. Mirar las cosas como si las hubiéramos visto ciento treinta veces. Como si las supiéramos. Como si fuéramos a vivir para siempre.

Click aquí y sigue leyendo

VOLVER A NACER

Un día de estos vas a hacer un agujero en la tierra y te vas a enterrar, lo sé. Y vas a pasar la noche a solas, a oscuras, con el sonido de los grillos. En pocas horas amanecerá y sabrás que el sol está saliendo. Abrirás los ojos, sacarás las uñas, arañarás la arena. Para salir a la luz y volver a nacer. Tendrás la fuerza de los capitanes de barco, cuando se acercan piratas y el mar está bravo y los hombres borrachos. Serás capaz de coger tú sola el timón, con tus dos manos nuevas, con la lucidez de quien acaba de llegar al mundo y lo ve todo limpio. Empezarás, como empiezan las lagartijas que se quedan sin rabo. Un paso, el siguiente, de repente un rato a la sombra. El aliento, amiga, es lo último que se pierde.

Seguir leyendo

CÓMO ME DEJÉ LLEVAR POR EL DINERO

No sé escribir. Nunca seré novelista. Llevo una hora frente a la pantalla del ordenador, sin saber qué decir. Después de tanto tiempo… He perdido el hilo, sí, tengo la sensación de haber perdido el hilo. De los días, de vosotras, de mí, de lo importante. Hay algo que ha cambiado. Sin duda, hay algo que ha cambiado. Necesitaba vivir la experiencia, subir a la cima, montarme el cuento de la lechera. Para después caer, en picado, de golpe. ¡Pum! y empezar de cero. Aunque nunca se empieza de cero.
Seguir leyendo

APPLE ME ESTÁ MATANDO

Llevo un mes sin escribir. Escribir para mí, quiero decir, para vosotras. No tengo tiempo. Y el que tengo no puedo pasarlo sentada. Estar frente al ordenador durante horas me produce náuseas. Así que me voy al parque o a la Casa de Campo y corro. Corro como si no hubiera mañana. Se me están poniendo las piernas como las de las futbolistas de la tele. Ésas que no salen. O que salen a las cuatro de la tarde, en el peor canal de todos, cuando la gente está en la piscina y hay que rellenar la parrilla. Siento si no queda demasiado poético. Me disculpo por la prosa, por alguna que otra palabrota que pueda salir de mis manos, por el estilo. No por la honestidad. La honestidad está justificada. Siempre. Click aquí y sigue leyendo

LA SONRISA SUAVE DEL BUDA

Como los barquitos de papel que hacíamos cuando éramos niñas. Que se movía el agua y se inundaban. Como los pájaros que se caen del nido, tan pequeños, y se quedan despistados en la acera. Debajo de los coches. Escondidos. Porque no saben qué coño es el cemento, quién lo ha inventado, qué cosa extraña tienen bajo los pies. Como la hormiga que aplastas con el dedo, y dejas herida encima de la mesa. Como la planta en el desierto, que busca y busca y busca el agua sin descanso. Y apenas encuentra gotas, migajas de lluvia, restos de charcos. Como la cría de león que se pierde en medio de la sabana, y grita porque no sabe llorar. Hasta que cae la noche, y sigue sola, y está agotada, y se acurruca bajo los árboles, el corazón en la boca. Mañana se la comerán los buitres. Como la estrella que se muere en mitad de la nada, condenada a seguir brillando en el cielo, a seguir ofreciendo la luz que no tiene. Así me siento yo, hermana. Muerta, a la deriva, hecha pedazos, sin norte, sin sol. Click aquí y sigue leyendo

EL PERRO COJO DE PEPE MÚJICA

No sé callarme. Soy una persona educada, pero no sé callarme. Lo confieso. Ya me lo decían en el colegio. Es como ahora, ¿no?, que no sé por qué te estoy contando esto. Con el ordenador encendido, el plato de macarrones y las golondrinas sobre el tejado. Supongo que yo también tengo un sueño. Como John Lennon, pero al revés. Un poco al revés. Quiero decir que no me parece eso de estar tiradas en la cama, con el cartel de Peace al fondo y las gafas de pasta. La paz es necesaria, por dios, cómo decir lo contrario. Sólo que no tiene nada que ver con cantar todo el día, dormir, conceder entrevistas, tener dinero en el banco. Hace falta hacer cambios. Porque la gente se está echando a Alemania, ¿entiendes?, jóvenes de veinte, de treinta años, con carreras universitarias, sirviendo cervezas en Alemania. Niños aprendiendo chino a la fuerza, políglotas a los quince meses, dice el cartel, ¡y una mierda! Mujeres que abandonan su pueblo, su Perú verde, amado, cálido como el corazón de las montañas, para venir a la España prometida. A cuidar de las abuelas que no queremos, que no sacamos en la tele, que ocultamos debajo de la alfombra Click aquí y sigue leyendo